Audiencia con Dios

Romanos 8:16 (Nueva Versión Internacional).

La gracia de Jesús va mucho más allá de la salvación y la vida eterna. Por medio de Su sangre Él nos ha hecho coheredaros de todo cuanto Él posee, incluyendo el título de hijos de Dios. Y un hijo conoce mejor que otros a su padre. Y siendo hijos de Dios, nosotros tenemos grandes privilegios en comparación de aquellos que no tienen al Todopoderoso por Padre.

 

En el tiempo de los reinos los reyes juzgaban las causas de sus pueblos. La gente solicitaba ver al rey, y eso era un gran evento. Pero no todos encontraban favor de ser atendidos por los reyes. Actualmente nuestras sociedades son gobernadas por autoridades que Dios ha puesto, y de la misma manera ellas juzgan los casos de cada nación. Conseguir una cita con los gobernantes de nuestros países es sumamente difícil, pues sus agendas generalmente se lo impiden. Ahora, supongamos que los hijos de los reyes e hijos de los gobernantes que hago referencia quisieran tratar un asunto con ellos, seguramente el contexto de esa audiencia sería totalmente diferente. Los hijos solamente tendrían que ir al cuarto de su padre y hacer sus peticiones. El asunto se resolvería en una charla entre un padre y su hijo. Eso exactamente hizo Jesús por nosotros. Nos hizo hijos del Rey de Reyes y Señor de Señores. Todo está sujeto a Él. No hace falta que tengamos tanta formalidad o rituales para tener acceso al Padre, más solamente buscarle y Él nos atenderá.

Acércate al trono de la gracia de Dios. Confiado en que Él es tu Padre. Mantén una relación de confianza y dialogo con Él. En vez de complicar tu vida consiguiendo audiencias con las personas que aparentemente están en control de tu situación, mejor ten una charla con tu Padre. Y Él resolverá cualquiera de tus asuntos.

Eres hijo de Dios, entra confiado a Su presencia.

Grupo Visión de Costa Rica